El despertar de Abelia

– Un espíritu libre es aquél que tiene un solo guía: su corazón; en él reside el alma, ella habla a través de él, impulsa nuestra vida, la condimenta, le da sabor. Deja que el corazón te conduzca y conocerás las mieles de la libertad, puedes estar segura, ese guía siempre te llevará a buen puerto.

– A veces una tiene el corazón dividido, roto, hecho jirones; ¿a dónde puede llevarnos un corazón así?

– Es necesario que el corazón se rompa para que el alma escape por la hendidura, para que pueda conocer nuevos parajes, obtener noveles experiencias y adquirir sabiduría; entonces el corazón se ensancha y puede el amor encontrar una grieta, la que sangra, y penetrar en él. Sólo el amor nos sana, y así, también, sólo queda un camino: unir los trozos con la propia saliva, recomponerlo con paciencia y con mimo. Sí, el corazón tiene que romperse, pero luego debe ser reparado, pues mantenerlo dividido es un grave error, el ser pierde su brújula y el amor su destino.

Fragmento de El despertar de Abelia

Anuncios