Buenas Noticias!!!

Mi libro Cómo superar tu timidez ya está disponible también en tapa blanda. Y sale con un 5% de descuento. No pierdas la oportunidad: https://www.amazon.es/dp/1979683816

 

Anuncios

Un poco de coraje

Relato

Temía ir a la escuela. Por las mañanas se hacía el remolón y se quejaba de tener fiebre en un intento de engañar a la madre y evitar el martirio. El aspecto esmirriado que le caracterizaba era la causa del ridículo al que le sometían algunos compañeros. Las burlas, la exclusión y el maltrato fueron un suceso constante. Ningún maestro se dio cuenta. El empeño del chico en Sigue leyendo

Detente, respira y fluye

autoauya

En mi libro Fluir con la vida incluyo una serie de ejercicios prácticos para que puedas experimentar tu propio proceso de crecimiento personal. Te invito a realizar algunos de ellos para que alcances un mayor estado de relajación, felicidad y éxito.

¡Comienza ya!

Ejercicio 1. Observar la respiración

Durante cinco o diez minutos al día párate, busca un espacio tranquilo donde nadie te moleste, siéntate cómodamente aunque con la espalda recta, cierra los ojos y observa tu respiración, simplemente siente cómo se llena de aire tu cuerpo, a qué zonas llega este aire y a qué zonas no llega, observa las Sigue leyendo

EL REFLEJO

Tardaría en encontrar la llave que necesitaba para superar el miedo, el dragón de hielo que aparecía cada vez que trataba de salir a la calle, el que la acosaba desde hacía años.

dragon-2638881__340

Sucedió de repente, cuando desistió de buscarla, cuando se atrevió a mirar los oscuros ojos de su enemigo y en ellos se vio reflejada. El rostro angelical, devuelto por esos espejos negros, rescató su ternura del olvido. Entonces se disiparon las sombras. Los anteriores temblores cesaron. Los muros de la celda imaginada cedieron y se abrió un vano hacia la libertad. Con paso firme cruzó la puerta.

Pilar González

Os dejo este breve relato como regalo de #ReyesMagos2018

¡Espero que os dejen otros muchos regalos, aunque no hayáis sido buenos!

 

¡Feliz Fin de Año!

Fin de año

Fin de Año es una ocasión para celebrar, donde damos la bienvenida a lo que está por llegar, pero también es el cierre de un periodo, una despedida al año que se va. Es cerrar una puerta para que pueda abrirse otra y es el momento de revisar los asuntos pendientes, aquellas situaciones que se han quedado inconclusas, porque las realidades inacabadas reclaman una resolución.

No hacerlo es como caminar con un agujero en el pie, o en la mano, o en el corazón.

¿Te imaginas llen@ de agujeros al igual que un queso gruyère? Por ellos se escapa la energía, la consciencia y la vida. Sigue leyendo

CÓMO VIVIR LA NAVIDAD EN FAMILIA

#Navidad Para algunos las fiestas navideñas son un motivo de fiesta y celebración, de reunión familiar y armonía, de paz y solidaridad. En cambio otras muchas personas viven la Navidad con angustia, bien porque añoran a seres queridos que ya no están, porque tienen malos recuerdos de acontecimientos pasados que ocurrieron en esas fechas o porque en los encuentros familiares salen a relucir ciertos reproches y se convierten en discusiones todos aquellos asuntos que quedaron pendientes de resolver.

#blog He oído decir a alguna gente «ojalá pase rápido la Navidad» y también «por mí mejor que no existiera. Si pudiera desaparecería».

 ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA QUE LA NAVIDAD NO SEA UNA TORTURANAVIDAD18

Sigue leyendo

Un libro muy especial

1-book-2160539_960_720

Marcela no solía leer, pero aquel día encontró un libro tirado en el suelo mientras caminaba hacia el metro y un impulso desconocido le hizo recogerlo. Tal vez la intacta cubierta de plástico, delatando que el texto no había sido leído todavía, o el título intrigante, “El viaje sin retorno”, le llamaron la atención. Lo guardó en su bolso y subió al vehículo subterráneo.

Al llegar a casa se preparó un té. Puso la taza humeante sobre una mesa pequeña situada en una esquina del salón. En esta ocasión no encendió el televisor, cosa que hacía a diario desde que vivía sola, cuando regresaba del trabajo. El fallecimiento de su marido la dejó desamparada, resignada ante la idea de que la soledad sería la única forma de mantener el vínculo que la muerte había roto. Si al menos hubiera tenido hijos quizás hubiese encontrado la excusa perfecta para no aislarse del mundo.

Sacó del bolso el libro que halló a sus pies y se sentó en el sofá. Rasgó el plástico que lo cubría y lo retiró. Acarició la portada como si fuese un gato de Angora. Tomó un sorbo de infusión. Miró la tapa buscando el nombre del autor y observó que las letras se desdibujaban, aparecían y desaparecían al igual que luces intermitentes. Se alternaron en un compás azaroso hasta que algunas de ellas permanecieron fijas, la M, la A, la R…  y formaron su propio nombre con nitidez: Marcela Sánchez.

Se sobresaltó. Dudó un momento qué hacer. Lo soltó en la mesa. Lo volvió a coger. Respiró profundo y hojeó las páginas. ¡Todas eran blancas! Ninguna palabra adornaba los folios excepto al final, en la última carilla una frase escrita a mano con la letra de Marcela decía: “Cuando termino de escribir la historia de mi vida estoy dispuesta para emprender el viaje sin retorno, porque he vivido con intensidad”.

Pilar González.

 

Capítulo 1 de Cómo superar tu timidez

Aquí tenéis un adelanto de mi nuevo libro.

1

INTRODUCCIÓN

Muchas personas llegan a mi consulta con el objetivo de vencer la timidez porque se dan cuenta de que esta es un obstáculo para el desarrollo de su vida, de que les impide relacionarse con soltura, les limita el contacto con el mundo, les lleva a renunciar a la realización de algunas actividades que desean, les frena en su ascenso profesional, sobre todo si tienen que enfrentarse a hablar en público, y en definitiva les hace sentirse pequeños y poco valiosos.

En su mayoría confesaron que les era imposible participar en una conversación grupal, que querían que la tierra se las tragara cuando les presentaban a alguien porque no sabían qué decir, que habrían deseado salir corriendo cuando algún profesor les sacaba a la pizarra, que se ponían rojos como un tomate cada vez que recibían un halago, que evitaban bailar en las fiestas por temor al ridículo, que era un suplicio tener que exponer cualquier tema en una reunión de trabajo y sentir la miradas de todos sobre él… Sigue leyendo